Acerca del esófago de Barrett

Una alta tasa de la población de los Estados Unidos, el diez por ciento, padece de la muy común afección gastrointestinal denominada enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE), por ejemplo, la pirosis y la indigestión ácida.


Nódulos de esófago de Barrett con displasia de alto grado. Haga clic para agrandar


Columnas del cáncer de Barrett. Haga clic para agrandar

Por lo general, los contenidos del estómago refluyen hacia el esófago y también pueden refluir desde el esófago hacia la parte posterior de la garganta o incluso hacia las vías respiratorias. Los pacientes que sufren ERGE pueden desarrollar inflamación y ulceración (esofagitis); pueden también desarrollar cicatrices en el esófago (estenosis). Una prolongada historia clínica de ERGE puede provocar una afección precancerosa denominada esófago de Barrett, en la cual la mucosa que reviste el esófago se modifica hasta tornarse similar a la mucosa intestinal. Por lo general, los pacientes con esófago de Barrett tienen síntomas similares a los causados por el reflujo gastroesofágico, tales como la pirosis y la indigestión ácida. Algunos pacientes que sufren de esófago de Barrett pueden también padecer otras complicaciones del reflujo, tales como úlceras esofágicas y estrechamiento del esófago causado por la formación de cicatrices.

El Dr. Ertan ofrece la evaluación más reciente, planes de control personalizado a corto y largo plazo para los pacientes con esófago de Barrett. Para diagnosticar el esófago de Barrett es necesario realizar un examen denominado endoscopia superior o esofagogastroduodenoscopía (EGD, esophagogastroduodenoscopy) junto con biopsias y con control mediante exámenes regulares de EGD. Aproximadamente el 5% de los pacientes que sufren de esófago de Barrett tienen el riesgo de contraer cáncer esofágico.

Las estrategias actuales para una mayor supervivencia de pacientes con cáncer de Barrett se centran en la detección del cáncer en un estadio temprano y potencialmente curable. El Dr. Ertan aplica su tratamiento mediante la coordinación de un equipo multidisciplinario de alta calidad que incluye patólogos, radiólogos, cirujanos y oncólogos expertos.